Seleccionar página

Info para pacientes con Retinopatía Diabética

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es la complicación ocular más común de la diabetes y es una de las causas principales de ceguera en nuestro país.  Ocurre cuando el exceso de glucosa (azúcar) daña los vasos sanguíneos de la retina, tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo.  Los rayos de luz que inciden en la retina se traducen en impulsos nerviosos que llegan al cerebro, donde se interpretan las imágenes que vemos, por lo que para tener una buena visión es necesario tener una retina sana.

RetinopatiaCOELa retinopatía diabética afecta habitualmente a ambos ojos y puede no presentar cambios en la visión en un inicio, pero con el tiempo puede empeorar y causar una importante pérdida visual.

¿Qué tipos de retinopatía diabética existen?

1/ Retinopatía diabética no proliferativa (RDNP)

Se trata de la fase precoz de la retinopatía diabética, en la que se ven alteraciones vasculares en el fondo de ojo.

Aparecen microaneurismas, pequeñas protuberancias en los vasos sanguíneos de la retina, que a menudo pierden líquido.  Si los microaneurismas son muy abundantes y se localizan en el centro de la retina (mácula), puede producirse lo que denominamos un edema macular, que es la causa más común de pérdida de visión en diabetes.  Según avanza la enfermedad, algunos vasos que nutren la retina se obstruyen, haciendo que parte de la retina deje de recibir sangre.

2/ Retinopatía diabética proliferativa (RDP)

Las áreas de la retina mal irrigadas envían señales al cuerpo para que éste haga crecer nuevos vasos (neovascularización) que sustituyan a aquellos obstruidos.  Esta nueva etapa se caracteriza por la existencia de estos nuevos vasos, que son anormales y muy frágiles.  Por sí mismos no causan ningún síntoma o pérdida de visión, pero sus paredes se rompen con facilidad y sangran, provocando una pérdida importante de visión.  Aproximadamente la mitad de las personas que tienen RDP padecen además un edema macular.

¿Cuáles son las causas de la retinopatía diabética?

¿Quién está en riesgo de desarrollarla?

Cuando los niveles de glucosa (azúcar) en sangre son demasiado elevados durante largos periodos de tiempo, pueden dañar los pequeños vasos sanguíneos que nutren la retina.  Con el paso del tiempo, estos vasos se van deteriorando dando lugar a la retinopatía diabética.

Todas las personas con diabetes, tanto de tipo 1 como de tipo 2, o con diabetes gestacional, corren riesgo de desarrollar una retinopatía diabética.  La probabilidad ee padecer retinopatía diabética aumenta con los años de evolución de la diabetes y la edad del paciente.  En muchas personas es imposible precisar con exactitud desde hace cuánto tiempo son diabéticas; es por ello que todas las personas con diabetes deben mantener un control estricto de su glucosa en sangre y deben hacerse un examen ocular completo, por lo menos, una vez al año para prevenir la retinopatía diabética y la pérdida de visión.

¿Qué síntomas presenta la retinopatía diabética?

Usted puede tener retinopatía diabética y no ser consciente de ello, ya que en las fases iniciales no es habitual presentar síntomas y solo puede ser detectada mediante el estudio de fondo de ojo, por lo que, si tiene diabetes, debería hacerse un examen completo de la vista con dilatación de las pupilas por lo menos una vez al año.  Más adelante, y a medida que el daño en la retina progresa, van apareciendo alteraciones en la visión tales como ver las imágenes desenfocadas, deformadas o con puntos negros.  Cuando se produce una hemorragia dentro del ojo, el paciente percibe unas manchitas negras que “flotan” en su visión.  Las hemorragias suelen ocurrir más de una vez y por eso en ocasiones no terminana de desaparecer.  En otras ocasiones, las manchas desaparecen sin tratamiento y el paciente recupera la visión.  Sin embargo, la hemorragia puede volver a ocurrir de nuevo, por lo que se debe acudir al oftalmólogo a la primera señal de pérdida de visión.  Cuanto antes se aplique el tratamiento, más probabilidades tendrá éste de ser eficaz.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Varios factores pueden influenciar en el desarrollo y la gravedad de la retinopatía diabética, entre los que se incluyen el mal control de los niveles de glucosa en sangre, la tensión arterial elevada, años de evolución de la diabetes, alto nivel de lípidos en sangre (colesterol y triglicéridos), el embarazo o el tabaco.

VisionretinopatiaCOE